Los secretos de El Azud

El pasado domingo 23 de marzo llevamos  a cabo una excursión de carácter familiar a la comarca de Los Serranos para disfrutar de unos de los rincones más bellos de la provincia de Valencia: El Azud de Tuejar!

Este paraje encierra, además de un paisaje espectacular, algunos secretos realmente interesantes para los amantes de las aves y las montañas. Y entre ellos la posibilidad de observar una de las aves más espectaculares que surcan los cielos valencianos: el buitre leonado.

En la primera parte de la excursión los 27 participantes (de todas las edades) disfrutaron enormemente del paraje del El Azud, con sus cristalinas aguas que aún se desvían para usos agrícolas como en los tiempos de los árabes que lo construyeron. Aparecieron ya las primeras aves destacadas como una pareja de Cuervos y un vistoso Pico picapinos mientras se dejaban oír un sinfín de pajarillos en plena agitación primaveral.

A continuación iniciamos nuestro recorrido y pronto se dejaron ver los protagonista principales del día de hoy: los Buitres leonados acompañados por algunas Chovas piquirrojas, los cuervos y un solitario Milano negro en su camino de regreso a latitudes más norteñas. 

Disfrutaron niños y grandes de su observación con telescopios y prismáticos … y a simple vista pues varios de ellos realizaron vuelos a baja altura relativamente cerca de nuestra posición.

Se completó la excursión con la visita a otros 2 secretos bien guardados de esta rambla de Arquela: el nevero y las pinturas rupestres del abrigo de Silla.

Curiosa construcción la primera que servía hace más de 300 años para convertir en hielo las aguas del cercano barranco y que  tras su restauración luce frente a los imponentes farallones calcáreos donde tienen los buitres su colonia.

Difícil la observación de las segundas. No tanto por el acceso y señalización, que es muy claro y relativamente cómodo, como por el deterioro de las mismas producido por el paso de los años. De los miles de años para ser algo más preciso.

 

Después de la comida, que realizamos en el restaurante de EL AZUD regentado por los propietarios del Hotel Aras Rural, donde tenemos pensado organizar en breve una estancia de fin de semana para disfrutar de la aves, los paisajes y la historia de la parte más interior de las tierras valencianas,  colocamos un par de cajas nido para insectívoros para favorecer la presencia de especies como carboneros, agateadores, papamoscas, … que se dejan ver y escuchar por la arboleda junto al río.

 

Hemos de agradecer a Elías Benages la gran mayoria de las fotografías que ilustran este reportaje y a Olga Pérez el esfuerzo por motivar y organizar al grupo de familias del colegio Balmes de Valencia para que acudiesen a esta actividad.

Esperamos repetir la experiencia!!

Anuncios