Cualquier día es bueno para observar aves … incluso si es Navidad!

Esta mañana Valencia ha amanecido con un cielo radiante que invitaba a salir al campo. Así que, aunque es Día de Navidad y hay comidas familiares, hemos decido dedicar la mañana a observar aves.

Pertrechados con prismáticos, cámara al cuello  y telescopio al hombro nos hemos encaminado al mejor sitio para “birding” en la provincia de Valencia y me atrevería a decir que de España … la Albufera y sus alredores!

¡Y no ha podido empezar mejor el día!

Antes de salir de la ciudad, un ejemplar de Halcón peregrino (Falco peregrinus) posado en lo más alto de uno de los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.  Se conocen varias parejas asentadas en la ciudad y esta zona, donde abundan las palomas domésticas, las tórtolas turcas y algunas otras especies urbanas como los estorninos, es una donde se puede tener la oportunidad de verlos.

P1250468

Después de estar contemplando un rato hemos proseguido la ruta hacia la desembocadura del nuevo cauce del Túria con la idea de seguir la costa hacia el sur en busca de las Pardelas baleares (Puffinus mauretanicus) y los Colimbos grandes (Gavia immer) que se están siendo citados estos días por  aficionados al birding en la zona (ver www.birdingalbufera.com).

Pero lo primero que hemos encontrado ha sido un grupo de unos 40 Cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo)  y 2 ejemplares de Somormujo lavanco (Podiceps cristatus) además de un pequeño Andarríos chico (Actitis hypoleucos) alimentándose entre las rocas de la escollera. Los priomeros son comunes y abundantes mientras que los otros dos son más escasos es invierno en la Albufera.

En la playa de Pinedo, la atención estaba dividida entre observar e intentar fotografiar un bando mixto de Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus) y Correlimos común (Calidris alpina),  y las miradas al mar en busca de las especies antes citadas. Finalmente ha aparecido un “tren” de Pardelas dirigiendose al norte. Lejanas, pero “contables” quemando pestaña en el telescopio, he llegado a contar unos 350 individuos. No se ha podido identificar ninguna Pardela mediterránea (Puffinus yelkouan)  que en esta época suelen integrarse en los bandos.

Saliendo de Pinedo en dirección a las playas del sur (Arbre del Gos, Garrofera, El Saler, …) hemos ido haciendo paradas en los arrozales inundados descubriendo una gran cantidad de Agachadizas comunes (Gallinago gallinago) perfectamente camufladas entre los tallos cortados del arroz.

Además hemos detectado la presencia de un grupito de Andarríos bastardos (Acctitis hipoleucos) invernante escaso en la Albufera.

Y mientras andabamos entretenido contando y fijándonos en las patas de los Andarríos, ya que alguno  portaba anillas de colores, apareció de repente un preciso macho de Aguilucho pálido (Circus cyaneus) aunque a una distancia a la cual la cámara no permitió realizar buenas tomas.

Decidido a volver a encontrar el Aguilucho, para hacerle alguna foto mejor, nos adentramos por los arrozales donde se ha podido disfrutar con otras aves comunes en esta época como Gaviotas reidora y sombría, Garcetas comunes y Garcillas bueyeras. También elegante Garceta grande (Egretta alba) buscaba alimento en los arrozales fangueados.

Y aunque no apareció d nuevo el A. pálido si lo hicieron varios de los más comunes Aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus).

Entre los paseriformes, numerosímas Lavanderas blancas y una bonita Lavandera cascadeña, Bisbitas pratenses (comunes) y alpinos, varios ejemplares de Martín pescador por los arrozales y un bando mixto de Gorriones molineros y comunes junto con algún Pinzón vulgar.

Algún Avión roquero, Buitrones y Mosquiteros ampliarían la lista a la que se añadirían las Urracas, Tórtolas turcas, las Garzas reales los bandos de Estorninos y un huidizo Cernícalo vulgar para cerrarla.

En resumen una entretenida mañana de birding para un día Navidad!!

Anuncios