Últimas crónicas de este año en la Albufera (I)

Casi concluyendo el año tuvimos la oportunidad de guiar 2 excursiones por el Parque Natural de la Albufera el 29 y 30 de diciembre.

En el primero de ellos que resumimos a continuación,  Javier y su hijo Javier, nos pidieron realizar una excursión a medidad para observación de aves marinas desde la costa que completaríamos con un recorrido por los arrozales inundados que en muchas partes del parque ya se encuentran en fase de fangueo.

Nuestras especies objetivo eran Negrones comunes, Pardelas baleares, Alcatraces y Cormoranes moñudos, entre las aves marinas, y unos recientemente divisados Porrones pardos en nuestro recorrido por el arrozal y las zonas de reserva enclavadas en el entorno del lago. También Esmerejones y otra rapaces tenían un hueco en la lista de especies.

Entre las marinas no pudimos hacer pleno ya que ni una sola Pardela se dejo ver en toda la mañana a pesar de haber barrido con telescopio y prismáticos muchos kilómetros de costa a en las primeras horas de nuestro recorrido.

Sin embargo Negrones y Cormoranes moñudos fueron tempraneros pudiendo observar frente a las playas de Pinedo, cerca de la desembocadura del nuevo cauce del Turia, un numeroso bando de los primeros (22 ejemplares tipo hembra/juvenil) flotando tranquilamente en el agua y 2 ejemplares de los segundo pescando junto a una escollera.

El resto de las visitas a las playas solo aportaron algunos limícolas: varios pequeños bandos de Correlimos tridáctilo y Chorlitejo patinegro, un Chorlitejo grande y de vistas algo lejanas de un gran bando en el que destacaban los Chorlitos grises. Por lo demás, abundantes Cormoranes grandes además de los activos Charranes patinegros. 

Y cuando estabamos a punto de desistir de econtrar alguna de las especies que faltaban en nuestra lista, la suerte quiso que tratando de identificar lo que podría haber sido un Colimbo, y que quedó en “Colimorán” cuando lo tuvimos más cerca, pudiésemos obtener magnificas vistas de un Alcatraz adulto pescando lejos de la playa.

En el interior destacamos las distintas especies de Gaviotas (reidora y sombría en su mayoría, aunque también observamos varios ejemplares de Gaviota de Audoin) y Garzas además de la abundancia de Aguilucho lagunero, Agachadiza común,Avefría y paseriformes como Bisbita común y Lavanderas blanca y cascadeña.

Pero probablemente la estrella de la jornada fueron los  Porrones pardos que pudimos relocalizar en una de las zonas de reserva del Parque. Resultó complicado por que se encontraban en la parte más protegida de la lámina de agua en la que habían decidido parar a descansar y muy ocultos por la vegetación. Aún así, con paciencia y buen pulso pudimos tomar algunas imágenes desde el vehículo

 

 

Anuncios